En el deporte también se cambia de canal

Los derechos de televisión de la Premier League, la máxima división de fútbol de Inglaterra, se han vendido este año por una cifra alrededor de los 3.000 millones de libras. Unas cifras, negociadas de forma colectiva entre todos los clubes, que doblan las de la liga española. Sea como fuere, los grandes acontecimientos deportivos miran de aumentar cada año sus ingresos provenientes de la televisión. A su vez, la industria televisiva, en plena transformación por el impacto de Internet, tampoco puede renunciar al deporte como uno de sus grandes reclamos de audiencia. Dos mundos que se necesitan y buscan nuevas fórmulas para maximizar beneficios.

Igual que pasa en Inglaterra, los clubes de fútbol españoles parece que se han decidido por fin a negociar colectivamente también los derechos televisivos. Antonio Dávila, profesor y director del Departamento de Iniciativa Emprendedora de IESE, explica que “en los Estados Unidos todas las ligas lo hacen y así tienen más poder ante las cadenas”. Dávila en habla a la jornada sobre Gestión de empresas Deportivas que organiza anualmente esta escuela de negocios.

Según el profesor, a la hora de repartir estos beneficios, pero, hay varias filosofías. “La NFL (liga de fútbol americano) es la más socialista que hay, lo reparte de forma equitativa”. De hecho, más de los 50% de los ingresos de los equipos vienen de la organización de la competición, que también recoge algunos derechos de merchandising, por ejemplo. El resultado es una facturación de 7.000 millones de dólares, que la convierten en “la liga más grande del mundo”, según Dávila.

El tenis, Canal+ y la televisión premium

canal plusUno de los ejemplos de transformación de modelo televisivo en el deporte se encuentra en Canal+ y el tenis. El grupo, recientemente adquirido por Telefónica, ha decidido apostar firmemente por este deporte, y durante los próximos cuatro años disfrutará de la exclusiva de los principales torneos. Por lo tanto, todo el tenis será de pago. “Los organizadores quieren aumentar sus ingresos, y la manera es la televisión premium”, defiende Álex Martínez Roig, director general de contenidos de Canal+.

En este sentido, Martínez Roig argumenta que la apuesta por la televisión premium quiere “calidad de contenido, máxima exclusividad y una mejora de la experiencia del espectador a través de la tecnología y el digital”. Unas condiciones que el deporte en general favorece porque es “un producto que pierde valor en diferido”; y el tenis en particular porque permite “ver la cara de sufrimiento de los jugadores y el sudor de su esfuerzo”. Además, por el responsable de esta televisión de pago, “un partido de tenis no sabes nunca cuando acaba, y esto para la televisión en abierto es un desastre”, añade.

Su apuesta respeto este deporte pasa para “crear un nuevo lenguaje de narradores y comentaristas que conecten con los espectadores”, dice Martínez Roig. Además, destaca la relevancia de “construir una comunidad con los espectadores mediante una buena programación y las redes sociales”. Para hacerlo, buscarán reeditar el éxito conseguido con el baloncesto y la NBA, donde alrededor de la etiqueta #DormirEsDeCobardes han conseguido crear un gran seguimiento e interacción. Eso sí, Martínez Roig espera que el interés por el deporte no se sustente sólo en un efecto “local hero”, y que se mantenga más allá de Rafael Nadal.

El fútbol en España

futbolEl directivo de Canal+ lamenta que en España “el fútbol está mucho inflacionado”. Tiene un sobre coste que ha aplastado las plataformas a la hora de intentar obtener otros derechos”. Aún así, la realidad más evidente es que “la televisión se está transformando, el consumo ha bajado respete el 2013 y también lo han hecho los ingresos publicitarios”, asegura.

En este sentido, la integración de Canal+ a Telefónica servirá para dar un impulso a la televisión de pago, que ya se sitúa en los cinco millones de abonados en España, con una penetración próxima al 30%. Según Martínez Roig, las expectativas de la nueva etapa “son que se llegue a los ocho o nuevo millones de abonados entre todas las plataformas”.

El responsable de Canal+ pone énfasis en el hecho que actualmente “hay mucha más fragmentación de la audiencia, que ya no es pasiva sino activa, escoge qué quiere ver y cuando lo quiere hacer”. Internet, pues, juega un papel clave para constatar que “televisión ya es cualquier contenido audiovisual que se ve a través de varios dispositivos”. Es más, vaticina que “estamos pasando de contenidos lineales a servicios bajo demanda, los canales acabarán desapareciendo en unos años”.

La Euroliga de baloncesto, un pilar televisivo

la euroligaUn deporte que está apostando de forma clara los últimos años para fortalecerse mediante una organización de orientación empresarial es el baloncesto europeo. El año 2000 los principales clubes del continente dieron el paso para dejar de banda las competiciones internacionales reguladas por la federación (FIBA Europa), y crearon su propia competición: La Euroleague Basketball.

15 años después el Eurolegue Basketball se ha consolidado como la segunda liga del mundo, sólo por detrás de la NBA. Su presidente, Jordi Bertomeu, destaca que “es una sociedad privada propietaria de los mismos clubes participantes”. Una situación especialmente anómala en Europa, donde “quien toma las decisiones deportivas no siempre es quienes toma el riesgo empresarial”, denuncia Bertomeu. De este modo, asegura, “el que no se entendería a ningún sector, al fútbol pasa con normalidad; pero ya no al baloncesto desde el año 2000”.

Uno de los pilares de la competición es la estabilidad. Los principales clubes del continente, los que mueven más afición y audiencias, se aseguran su participación cada año a la competición al ser propietarios. Por Bertomeu, es un hecho positivo porque “si no es así no hay continuidad y no se puede construir nada alrededor, tanto por la competición como por los clubes”. Además, añade, “la comercialización de los derechos comerciales van muy ligados a la estabilidad. Los clubes los ceden a la organización porque saben que la seguirán jugando”.

Después de varios cambios en el sistema de competición, actualmente la Euroleague consta de 24 equipos y 31 rondas que se traducen en una cantidad de partidos que oscila entre los 246 y los 254 en cada edición. Más partidos, y entre más buenos equipos, para generar más interés y más ingresos. En los 15 años que trae en marcha, la Euroleague ha pasado de tener 15 operadores televisivos interesados, a tener 73; y la audiencia ha crecido un 1.090%.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *