Nervios antes de la boda

Casarse significa la unión de dos personas que deciden entrelazar su vida para convivir y compartir momentos. Se trata de una decisión muy importante y, por tanto, debemos estar  100% seguros antes de dar nuestra respuesta.

Cuando tenemos más que claro que queremos compartir nuestra vida con nuestra pareja y casarnos debemos tener en cuenta muchas cosas que se nos vienen encima. Una boda no es una celebración cualquiera y se requieren meses de antelación para poder organizarlo todo y coordinar toda la gestión.

Cuando nos imaginamos nuestra boda pensamos en la iglesia, el vestido, la familia, el novio, los detalles de boda… pero no tenemos en cuenta el duro trabajo que requiere hacer planificar y gestionar todo el evento.

Antes de ponernos manos a la obra es importante conocer el criterio de la pareja en conjunto y de forma individual y poner las cartas sobre la mesa. Es cierto que la mujer mayoritariamente suele tener la sartén por el mango ante este tipo de acontecimientos pero también es importante hacer partícipe al novio.

Es cierto que el novio es partícipe del enlace pero el protagonismo mayoritario siempre acaba en manos de la novia puesto que luce un hermoso vestido.

Nuptalia Detalles de bodaEn la actualidad, las bodas son uno de los rituales más emblemáticos y por ello es imprescindible organizarlo todo con el tiempo suficiente para evitar que los contratiempos hagan de las suyas y perdamos los nervios.

Son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de planificar una boda: catering, proveedores, personal, decoración, contratación, vestuario, organización de los invitados… Son varios los factores a tener en cuenta y para ello se requiere tiempo para ir planificando y rectificando a medida que vayan surgiendo algunos baches –que en algunas ocasiones ocurren- y poder tener lista nuestra boda.

Casarse constituye un enlace de amor que se celebra por todo lo alto en un lugar especial. Es un momento que compartimos con nuestros más allegados para así poder tener un recuerdo hermoso de uno de los días más importantes de nuestra vida.

Es importante mentalizarse de que el estrés puede ser un compañero antes del enlace puesto que la organización requiere nuestra presencia y dedicación máxima y ello nos puede conllevar a quebraderos de cabeza, cansancio y mal humor. Ante esta situación lo que debemos hacer es relajarnos y pensar que se trata de algo habitual puesto que la gran mayoría de los que se casan sufren más o menos lo mismo.

Las bodas son ceremonias de alto calibre. Las mujeres son las que más empeño, interés y dedicación que los hombres. No es que el novio no tenga interés en casarse pero no suelen prestarle tanta atención como las mujeres, principalmente en la decoración y en el estilo de ciertos elementos.

Conjurar el amor para siempre en una iglesia o recinto con las personas más importantes de nuestra vida es totalmente mágico y especial. Se trata de una ocasión que no suele celebrarse de forma habitual y por ello es importante extraerle el máximo jugo posible.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *