El tarot telefónico y las musiquetes

Me cago en Dios, exclamó mientras le tiraban las cartas de tarot. Tenía muchas ganas de que le dijeran que su futuro sería brillante, pero no. Tendría un futuro de mierda lleno de problemas y ansiedades.
Si así era la vida de un chico cualquiera de Corbera. Que se paseaba casi en bolas por los bosques de la provincia catalana con un portátil y el Xenu prendido. El chico era muy creyente con la cultura de tarot teléfonico y hasta los que más lo conocía juraban que se tocaba de forma persistente con una foto de Aramís Fuster. Aunque este chico, tan especial era fea y raro, tenía la esperanza de encontrar el amor entre sus dominios de alta autoridad y sus movidad internas y externas.

descarga (57)
El tarot telefónico era su única solución en la vida. Estaba triste y solo, en el bosque de Corbera. Solo tenía un amigo, una piedra con ojos y boca pintada llamada Koke.
Así es la vida de esta personita tan especial que le encanta que le llamen o llamar a teléfonos de tarot telefónico.

El músico de Vic, Chef Vila, conocido por haber sido el batería de los desaparecidos Brams y Karda Fàstik, ha sido el ganador del primer premio del concurso de cortometrajes Julius que se ha celebrado el último fin de semana en la capital de Osona.
Vila, que ya hace tiempo que cultiva la producción audiovisual, ha ganado el Julius de este año con “La conjetura”, un corto que no llega a los cinco minutos que explica la dramática historia de una tarotista que se echa las cartas a ella misma y acaba asesinando su presunto violador.
El segundo premio y también el del público se los ha llevado la película “Tarot tarat”, de Joan Bover, Joanot Cortés y Dídac Cortina, inspirada en un hecho real que pasó en Campdevànol, donde desde el Ayuntamiento se hicieron varias llamadas a un tarot telefónico antes de las últimas elecciones municipales.
La ceremonia de los premios se hizo domingo por la tarde al Azúcar. Sábado se habían proyectado las 18 películas que optaban a los premios, en dos sesiones por la tarde y por la noche.
Los premios Julius, que cuentan con una larga tradición en Vic, empezaron como concurso de cine en super8. Últimamente, con la adopción del formato de vídeo están experimentando un gran impulso y van camino de convertirse en un verdadero festival de cine.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *