Y cuando llega el hermano pequeño… qué pasa con el grande?

La llegada de un bebé es siempre un momento de cambio a casa, la decoración de la habitación con vinilos infantiles para que esté a gusto el niño, pero cuando este ya no es el primer hijo sino el segundo, el tercero o el cuarto las cosas cambian todavía más.

Ser el hermano grande implica un cambio de rol, de estatus, de actitud, de expectativas… pero, como podemos ayudar a nuestro hijo en este proceso?

Muchas familias no se dan cuenta que el principal recurso que tenemos para preparar los cambios en los más pequeños es el tiempo. Prepararlos, explicarlos y déjalos participar de los preparativos será clave porque se sientan importantes y útiles.

Hay un montón de actividades en las que se los puede implicar en función de la edad que tenga:

actividades hijos1. Ayudar a elegir el nombre del bebé

2. Poner crema en la barriga

3. Preparar la ropa que llevará el primer día

4. Preparar la bolsa del día del nacimiento

5. Ayudar a la madre a practicar los ejercicios de parte (respiraciones, estiramientos…)

6. Hacerlo “encárgate” de llevar las vitaminas o medicamentos que necesite la madre.

Todo y esta preparación tenemos que ser conscientes que un golpe llega el pequeñito las sensaciones y emociones pueden cambiar radicalmente en el grande. A menudo hay pequeños altibajos en el estado de ánimo que pueden traducirse en conflictos, tristeza, más demanda de atención hacia los padres…

Cada niño es diferente y vive las situaciones nuevas con una sensibilidad determinada.

Nuestro papel como padres es acompañar en este proceso, estar a su lado y en este caso especialmente mostrando mucha mucha y mucha empatía hacia ellos.

Por todos estos motivos es tan importante que preparemos a nuestros hijos mayores, esto contribuyrá a una mejor convivencia familiar y podrá ayudar a que el hermano mayor tenga complejos o sienta celos del pequeño. recalcamos que esto es muy importante, ya que si el hijo mayor crece pensando que se trata mejor al pequeño y con celos puede provocar un trauma que le dure toda la vida, al final cuando somos pequeños es esencial que los padres hagan un buen acompañamiento de los hijos.

Una vez dicho todo esto creemos que estais mejor preparados para poder tirar adelante este tipo de situación, cualquier commentario o duda que tengais ya sabeis que es bienvenido o bienvenida a través de los comentarios de la parte inferior del artículo, y si te ha gustado no dudes en compartirlo con aquella gente que le pueda hacer más falto o que en breve se vaya a encontrar con una situación parecida.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *