Causas y prevención de la hipertensión

La hipertensión es actualmente una enfermedad que afecta a una gran parte de población mundial. Ella se conoce como hipertensión arterial y sus causas son variadas.

De ellas hablaremos a continuación, así como también hablaremos de las estrategias que se pueden usarse para prevenir este problema.

Causas de la hipertensión

Son variadas las causas que pueden generar problemas de hipertensión en las personas. Dentro de las más frecuentes está:

  • El estrés.
  • El mal manejo de las emociones.
  • Llevar un ritmo de vida bastante acelerado.
  • Los problemas en la alimentación, deficiencias alimenticias.
  • Los malos hábitos como el consumo de alcohol, tabaco así como el abuso de drogas.
  • Uso de cierto tipo de medicamentos.

Los malos hábitos que hemos nombrado así como el consumo de medicamentos y drogas promueven los problemas de hipertensión, ya que generan un desbalance en el organismo de aquellas sustancias que son necesarias para un óptimo funcionamiento.

Estas sustancias magnesio, el calcio así como el potasio y la vitamina C, entre otras.

De esta forma, ha de quedar claro que cuando se sufre de este problema o se desea prevenir lo ideal es corregir varios hábitos y estilo de vida. De esta forma se puede procurar un buen estado de salud y el organismo dispondrá de todos los elementos que le son esenciales para estar equilibrado.

La prevención de la hipertensión

Prevenir la aparición de la hipertensión puede resultar realmente sencillo, si la persona así lo dispone. Para ello es necesario cuidar muy bien de nuestro cuerpo comenzando por las siguientes acciones:

  • Alejar el estrés de nuestra vida por medio de la actividad física, los ejercicios, la diversión sana y la relajación. La meditación es un método efectivo para traer calma a nuestra vida.
  • Igualmente, se aconseja cambiar los hábitos alimenticios. Para comenzar es ideal prescindir de alimentos poco beneficiosos como el azúcar, las harinas refinadas así como la comida rápida. El café y bebidas estimulantes similares o más potentes han de dejarse de lado.
  • El consumo de lácteos y carne ha de ser moderado, tratando de elegir opciones con poco contenido graso.
  • Gestionar mejor las emociones puede ser de gran ayuda. Si controlamos nuestras emociones y trabajamos en ellas, seguramente podremos vivir mejor.
  • Igualmente es necesario aportar por medio de la alimentación aquellos nutrientes que ayudan a tener las paredes arteriales en un estado ideal. Esto es posible por medio de alimentos con efecto hipotensivo. Estos nutrientes son el potasio (muy presente en tomates y plátanos), también el calcio (que se puede encontrar en el brócoli o las espinacas), también se debe aportar buena cantidad de magnesio (presente en frutos secos y legumbres) así como la vitamina C y ácidos grasos esenciales.

La vitamina C sabemos se encuentra en pimientos y cítricos y los ácidos grados como Omega 3, 6 y 9 se pueden encontrar fácilmente en pescados como el salmón o las sardinas.

Finalmente, se recomienda el consumo de otros alimentos que también ayudan a controlar la tensión. Estos son:

  • El Ajo
  • La chía.
  • La zanahoria.
  • Las coles
  • El arroz integral
  • Y el apio.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *